Jump they say

Ryan_McGinley_Blue_Falling

Recuerdo idear rutas inverosímiles para evitar encontrármelos por la calle. Recuerdo escuchar música a todas horas porque la música era el único escudo. Recuerdo mis respuestas mordaces fruto del miedo. Recuerdo vestirme a toda prisa en los vestuarios, también el asco a las clases de gimnasia: podía cambiar muchas cosas, pero nunca mi cuerpo. Recuerdo contar los días de tortura que me quedaban por delante. Recuerdo consolarme con poco. Recuerdo el vértigo de que mis triunfos pudieran convertirse en motivos para atacarme. Si entonces hubiera saltado, no recordaría nada de todo esto. Por eso me alegro de no haberlo hecho y que ahora solo sean eso: recuerdos.

Fotografía: Ryan McGinley.

Anuncios

3 comentarios en “Jump they say

  1. Frase por frase me has hecho recordar mi propio pasado y también la estrofa de un tema que conocemos:

    “El dolor por momento se hace casi insoportable
    pero lo que no te mata te hace implacable.
    Cada uno en su universo siente su dolor como algo inmenso.
    El amor nos da la vida
    y su ausencia nos mata un poco cada día.”

    Esas experiencias del pasado que tan fuerte nos golpeaban en el cuerpo y en el alma ahora han hecho que otras posibles experiencias similares que puedan presentarse ya ni siquiera nos rocen la piel ni nos perturben el alma. Alegrémonos por poder, querer y saber amar la vida aunque lamentablemente otros la perdieron.
    Un fuerte abrazo.

    • Todo eso quedó atrás para nosotros, y aun así creo que tuvimos suerte: ahora el bullying ha alcanzado nuevas cotas con los móviles y redes sociales, es horrible. Por no hablar de la creciente homofobia mundial (21 agresiones en Madrid en 2 meses). Me gusta ser optimista pero… 😦

      • Tuvimos suerte, sí, de no haber saltado y pienso que no tenemos que bajar el nivel de optimismo nunca. Personalmente no creo que ahora existan más casos de este tipo sino que antes no se veían y ahora se ven más. Y pasa en lo malo y también en lo bueno: antes era mucho más difícil denunciarlo o sencillamente contarlo y ahora creo que es más fácil. Personalmente pienso que tanto lo malo como lo bueno, ambos por igual, ahora son más visibles.
        A pesar de todo, yo soy optimista: ¿cuándo éramos unos niños recuerdas ver a caso por la calle dos hombres besándose o dos mujeres cogidas de la mano demostrando su amor?
        Ese “pero” bórralo de tu cabeza. ¡Es una orden! Je, je, je…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s