Begin again (again)

Me empeño en ver solo películas nuevas como si las otras ya no me sirvieran. Cada semana repito el ritual de comprobar la cartelera, me guío por sinopsis engañosas y voy al cine de noche, hago cola. Olvido la comodidad de estar en mi sofá y dejar que sea una historia conocida la que me cuente cosas nuevas. Siempre lo hacen, como un amigo que me conoce bien y sabe lo que necesito oír ahora. Anoche me volví a emocionar con Begin again, volví a creer que es posible crear algo sincero y valioso cuando estás perdido en las calles de una gran ciudad. Echaba de menos que una película me hablara tanto. Quizás vaya siendo hora de revisitar otras. Hacerlas brillar en mi pantalla como estrellas en su primera noche.

Anuncios

Fire in me

A las cinco de la tarde, me da por planchar el polo que me sienta mejor. Decido combinarlo con otro pantalón que no sea el de siempre. Hoy voy a estrenar las bambas blancas que compré el otro día. En cuanto las saco de la caja vuelven a gustarme tanto como me gustaron en la tienda. Me pongo mi colonia favorita antes de salir de casa. No he quedado con nadie: solo salgo a dar una vuelta. Me apetece escuchar algo de música mientras paseo, verme pasar frente algunos escaparates, disfrutando de la sonrisa cómplice de mi reflejo. Ya en la calle, empieza a llover un poco pero no me importa. De todos modos pensaba limpiar los zapatos al regresar. Sí, estos los cuidaré.

Fotografía: Ragazzo Seducer.
Banda sonora: John Newman.

How about that

El encanto se pierde al tener que explicártelo. Te quedas mirando ese callejón al que yo iba a sacar una foto y cuando te hablo de su luz, asientes no muy convencida. Hago la foto igualmente, para algo he vuelto sobre mis pasos, y después seguimos fluyendo por Barcelona como nos gusta hacer siempre que vienes. Encuentro la foto al día siguiente en mi móvil; en ella veo lo que debiste ver tú: solo un callejón con unos hierros a la derecha y el logo rojo de una empresa. La borro. Nunca subiría algo así a mi Instagram. Pero sigo pensando que algo había en aquel momento, algo que me hizo detenerme y regresar. Eso también se esfumó.

Fotografía: Boulette Paris.
Banda sonora: JONES.

Little lies

Dije que estaba en otro sitio solo por el placer de que nadie supiera dónde buscarme. No sé por qué lo hice. Supongo que lo necesitaba. Una pequeña mentira de supervivencia: tomar un desvío, pasear por donde no debía, alargar el momento en que llegaría a mi destino y todo continuaría según lo previsto. Eran las calles de siempre pero esa noche me parecieron distintas. La esquina vacía del restaurante, un chico estudiando a deshoras al otro lado de la cristalera de la cafetería, ese parque pequeño en el que nunca me fijo. Caminé así un rato más, como si no tuviera rumbo, disfrutando al recordar que hay otras maneras de llegar al mismo punto.

Fotografía: Hoscos.
Banda sonora: ODIE.

Not the one

Y aquí seguimos los dos, buscando lo que casi tuvimos pero no pudimos darnos. Entonces no era el momento, faltaba algo, deseabas algo distinto. Esas cosas que se dicen y que son verdad pero nunca son del todo sinceras. Ahora te veo buscando cerca lo que no buscabas cuando nos conocimos y me da pena porque todo ha cambiado, incluso el momento, menos yo que sigo siendo el mismo. En el fondo sé que ese fue el problema: que yo era yo. Tú mismo lo dijiste sentado en mi sofá: “no eres tú”. Fantaseo con cómo sería cambiar, convertirme en otra persona. Alguien que supiera conquistarte. Pero también sé que eso es imposible; nadie podría cambiar tanto. Seguiré consolándome con que entonces no era el momento. Así se hace más fácil seguir adelante. El tiempo es lo único que cambia y ahora ya es otro momento que tampoco será el nuestro.

Fotografía: Hoscos.
Banda sonora: Mikky Ekko.