Safe and sound

TheoGosselin34

Llegar a un sitio nuevo para recorrerlo sin recuerdos. No tiene que ser lejos, basta con no haberlo pisado antes. Darte el capricho en un restaurante donde, casualidad, ponen canciones que te gustan. Aquí incluso los camareros son simpáticos, de esos que sin conocerte preguntan si te gusta lo que has pedido. Echarte al sol, relajarte. Feliz de estar aquí, nada más, sin nadie que te eche de menos. Acordarte solo a ratos de que has apagado el móvil. No necesitar más que este paisaje ahora. Volver a casa dando un paseo, alargando este momento tuyo. Este pequeño triunfo, que alejándote de lo seguro y conocido hayas disfrutado tanto.

Fotografía: Théo Gosselin.

Some other summer

tumblr_nwxh2wEwxF1r6p4uho1_1280

El viernes intenté ir a la playa. De hecho, lo hice: me puse el bañador, cogí la toalla, la crema, las gafas, un libro, subí al tren y en media hora ahí estaban la arena y el mar. El problema era que de repente el día se había nublado. Solo faltaba un ingrediente, pero sin él los demás no surtían efecto. Me puse a leer en la orilla a pesar del viento y las nubes. A ratos, notaba cómo el sol intentaba abrirse paso y sonreí: seguía ahí aunque no pudiera disfrutarlo. La separación era temporal. Mañana tendré más suerte.

Fotografía: Jean Baptiste Huong.

Let it happen

letithappen

De nuevo el mar me recordó todas las veces que creí que no estaría aquí para volver a verlo. Me senté frente a él como siempre, y con cada ola regresó una lección olvidada. Tantas decisiones difíciles que acabaron por confirmarse como la única posible. Esas piezas que encajaron en el último momento, en invierno, con la toalla ya seca. Recordé que solo cuando me calmo las cosas se ponen movimiento. Y me dio por pensar que dentro de un tiempo, semanas o meses, qué importa, nos sentaremos en esta misma arena, delante del mismo mar, pero todo habrá cambiado.

Fotografía: Théo Gosselin.

Meet me on the road to recovery

tumblr_oacfwtPntZ1r6p4uho1_1280

Solo se me dan bien los comienzos, cuando con las ganas basta para tomar impulso. Después, todo se ralentiza y ya no sé si es que soy yo, que me paso de impaciente, o es que el ritmo del mundo es distinto al mío. Finjo espontaneidad como quien baila sin ganas. Fuerzo para conseguir lo contrario. Y sobre todo espero. Espero en el camino a ese coche que no pasará ni rápido ni despacio, sino a la velocidad justa para verme y yo subir con él porque, cosas de la vida, nos dirigiremos al mismo destino.

Fotografía: Jean Baptiste Huong.

What’s it gonna be

ryan-mcginley

Había olvidado el sabor de las cosas fáciles. Que los contratiempos se conviertan en casualidades para confirmar que sí, tenía que ser así. Que esa canción ya lo presintiera: verte entre la multitud y saber que podrías ser tú. Dejar de pedir los besos porque ahora basta con darlos. Se siente bien. Familiar y distinto, como sentarte en un bar al que siempre habías querido ir. Lo que aún no sabía es que las cosas fáciles también traen complicaciones. Pero no me importa. Por una vez me agarraré a la oportunidad: si ha aparecido, tiene que significar algo.

Fotografía: Ryan McGinley.