Lust for life

Un día perfecto es cuando no importa que las cosas no salgan como esperaba. Salgo tarde de casa y entonces, como el restaurante de la plaza tiene la terraza llena, me voy a otro lugar a comer la berenjena a la parmesana que no siempre pediría. No es su mejor versión pero la disfruto. Me evoca otras, basta con eso. En la playa sí hay sitio y se está bien: una tarde agradable, la brisa justa y espaldas en las que recrearse. Típico paisaje de una ciudad turística. En el paseo de vuelta, las fachadas copian el color de la arena, como para alargar la felicidad sencilla de tumbarse en la toalla para leer y poco más. Hoy dejo que las canciones salten por sorpresa; no las elijo, son ellas las que me descubren. Solo al final me doy cuenta de que hoy no he pensado en ti y esa sensación también me gusta. En un día perfecto no importa que las cosas salieran de otra manera.

Fotografía: Sometimes quickly, sometimes slowly.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s