Time enough for love

original

¿Cómo puede marcarnos tanto algo que no ha ocurrido? Todavía no nos hemos despedido y ya sé que seguiré pensando en ti a veces. Cuando entre cervezas le cuente a un amigo esos instantes en que la vida casi tomó otro camino. O cuando me enfade con mi novio y quiera creer que tú y yo nunca discutiríamos. Pero eso será el futuro. Ahora tengo tu voz todavía, llegando desde tan cerca que podría acariciarla si quisiera. Tu voz y la luz que empieza a filtrarse por la ventana, no lo bastante fuerte para delatarnos sobre la cama: solo anuncia formas que podemos imaginar que son otra cosa.

¿Recordaré estos detalles o solo recordaré hablar contigo? Sentirme escuchado más que deseado, la liberación de no ser lógico ni tener que justificarme. La tranquilidad de que no volveremos a vernos si no queremos. Y no lo haremos. Eso lo supimos ya al principio, al cruzarnos en las escaleras de la discoteca. No nos hechizó la música ni las luces cambiantes. Fue la certeza de que juntos no ganaríamos ni perderíamos.

Nos besamos una única vez, contra la columna fría y contra las baldosas escurridizas de la ducha. Me repito que no pasa nada, que estamos bien así, enjabonándonos, que mañana continuará mi vida sin cambios ni consecuencias. Disfruta, me digo, tan cerca de ti que podría retenerte si quisiera. ¿Cómo puede durar tanto algo que termina tan pronto?

Fotografía: Jean Baptiste Huong.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s