Freedom and its owner

No falla: cuanto más ocupado estás, más tareas llegan. Y como conoces el truco, te mueves. O te mantienes en movimiento. Te fuerzas. Porque solo así ocurren las cosas. Una detrás de otra. Lo que tendrías que hacer y lo que quieres. Todo a su ritmo. Y tú amoldandote a ese ritmo. Es lo mejor, te repites con los párpados a medio cerrar y la lengua fuera. Habrá recompensa.

tumblr_mnvrr4VJ4C1qll37qo1_1280

Pero hay que saber plantarse a tiempo. Si algo ya no lo disfrutas, ¿qué sentido tiene seguir haciéndolo? O dedicarle tu tiempo. Tiempo que podrías dedicar a algo más productivo. A sentarte en tu porche, por ejemplo, solo porque hoy te lo has ganado. Cenar tranquilo, acariciar la madera tibia.

Cuando los placeres se convierten en obligaciones. Cuando ya no eres una persona sino unas manos que hacen y unos pies que andan. Cuando dejas de verte en el espejo y ni siquiera recuerdas si aún tienes sombra. ¿Quién eres entonces? Si has aparcado lo que te completaba.

Y ojalá te quedaran fuerzas para no dejarte llevar por la corriente de gente. Dar la vuelta en pleno paso de cebra aunque el semáforo esté en verde. ¿Te imaginas? Todo lo que podrías hacer entonces. Hacer y disfrutar. Para ti, por ti. Sería bonito. En el fondo, te sientes afortunado porque, al menos, puedes soñarlo. Ahora date prisa, que el té se enfría.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s