Are you ready?

escapada

En contra de lo que creías, lo lograste. A los demás no les extrañó tanto. Será que te conoces menos, o que aún no has aceptado ser tu máximo apoyo. Sea como sea, lo lograste. El viaje tuvo sentido. Calle a calle, paisaje a paisaje, la huida fue convirtiéndose en aprendizaje. En las limitaciones encontraste una liberación inesperada. Prescindir de lo que dabas por supuesto para disfrutar lo diminuto. Y al volver a casa, todo había cambiado porque todo volvía a ser como antes. No como antes del viaje sino antes del motivo del viaje. Recuperada esa calma, pudiste avanzar.

Anuncios

I’m still breathing, I’m alive

7242716946_2705843152_b

Siempre la misma pregunta: ¿Viajas solo? Como compadeciéndose. A los camareros, en cambio, les da igual. Para ellos eres el último mono, el cliente que menos gasta. Esa mesa encajada junto a la barra será para ti. Quizás piensan que lo prefieres así, a salvo de miradas de lástima. Y desde tu rincón, cuando solo te traen un plato, a veces envidias a ese ejército de parejas románticas que piden juntos y se hacen fotos juntos. Parecen conocerse de toda la vida aunque estén en su primera cita. Sigue leyendo