Concert pitch

Sé que esto va a sonar extraño, pero no me gustan los conciertos. La culpa no la tienen las marabuntas ni los bosques de móviles, cámaras y hasta tablets en alto, tapándolo todo para grabar cuatro imágenes temblorosas. Esas cosas no ayudan a que cambie de opinión, pero no, mis motivos son otros.

Concierto

Lo primero es que no llevo nada bien eso de tener pasármelo bien en un entorno donde estás obligado a pasártelo bien. Siento como si me encogiera. “Qué pasada, ¿eh?”, y tú: sí, aunque no distingas la letra de las canciones. O que la desconocida que acababa de pisarte se gire hacia ti con una sonrisa y tengas que devolvérsela porque estáis en plena experiencia religiosa. No sé, en ocasiones así entiendo a la protagonista de Melancholia. La felicidad colectiva me encabrona.

Tampoco me acostumbro a que las canciones nunca suenen igual en directo. Y sí, ya sé que esa es una de las gracias de todo concierto, pero cuando llevas años enamorado de una inflexión en la voz en cierto verso o fascinado por algunos sonidos de fondo, y todo eso en directo desaparece en favor de la improvisación, me siento desubicado. Por lo mismo, rara vez consumo discos o DVDs de giras. Prefiero mantener el control, saber de antemano lo que sonará.

Pero como todos somos un mar de contradicciones, a menudo pienso: “Ojalá Empire of the Sun tocaran en Barcelona”. Y vale, es mentira que no disfrute los conciertos: con el de The Killers de la gira Day & Age salté como nunca y con todos los de Pet Shop Boys o Madonna aplaudo como el que más. Incluso alucino con las espectaculares fotos del escenario de Antony & The Johnsons durante este fin de semana en Madrid, me hubiese encantado asistir, y eso que el grupo ni siquiera me gusta.

Concierto Antony & The Johnsons

En cada concierto, ocurre algo extraordinario: esa canción que escuché mil veces a solas, que solo a mí me hablaba, esa canción suena y para todo el público es importante, para todos significa algo similar o muy diferente, da igual: conectan. Conectamos a la vez. Y comprendo que soy un extraterrestre entre extraterrestres. He perdido una pieza que pensaba que solo era mía. Quizá no sea tan malo formar parte del grupo.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s