Mi mala suerte

Un gesto te bastó para recordarme que también podíamos salir a buscarla. Hasta ahora había sido tan cómodo quedarme en casa inventando excusas, como quien hace la lista de una compra que no quiere hacer. Allí en el rincón en penumbra, donde nadie me podía ver. Secretamente a salvo. Tú en cambio diste los pasos necesarios, apenas dos o tres, para cruzar el umbral del lugar donde acabarían guiándote hasta tu destino. Me pareció sencillo. Incluso me creí capaz de hacerlo yo también llegado el momento. Así que me quedé esperando ese momento, el de mi suerte por fin cambiando.

Fotografía: Cristina Gottardi.
Banda sonora: Nena Daconte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s