I wouldn’t know

De tanto perderlo, acabé aprendiendo que mi tiempo también es importante. Me cansé de regalarlo como si no fuera nada. Esperar solo estuvo bien cuando algo llegaba. Y hubo tantas veces que una espera mía no condujo a lo que yo esperaba que ya solo camino. A mi ritmo, a mi gusto. Ningún paisaje puede retenerme ahora. A ratos disfruto esas vistas que paso de largo. Quizás freno un poco para fijarme en los detalles, apreciar algunas flores, los pinos recortándose contra el mar, pero enseguida continúo mi deambular tranquilo. Resulta que es verdad lo que decían: cuando a nadie espero todo llega.

Fotografía: Luz natural.
Banda sonora: Benjamin Ingrosso.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s