Dioses y hombres

Todos mis titubeos sobre si debía o no acercarme a saludarte se esfumaron cuando me recibiste con aquel “Solo tengo un minuto para atenderte”. Te rodeaban personas que yo no conocía, quizás miembros del equipo de tu película, todos inquietos porque la proyección estaba a punto de empezar. Supe que debería haberme quedado en mi rincón pero, como ya había iniciado el movimiento, di esos dos últimos pasos hasta ti. Te deseé suerte, me diste las gracias. Después regresé a la cola, esperé a que abrieran las puertas, busqué una butaca discreta, me dispuse a odiar tu debut. La verdad es que me gustó mucho, más de lo que esperaba, sobre todo los diálogos y los silencios. Pero eso ya no te lo dije. Antes de que terminaran los créditos me fui sin buscarte, guardando mis dudas para mejores ocasiones.

Fotografía: This Fellow.
Banda sonora: Algora.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s