I couldn’t hide from the thunder in a sky full of song

Después de aquello, empecé a aprovechar cada mañana. Aprendí a gustarme sin temer antes disgustar a otros. Y no lo eché en falta como pensé que ocurriría porque por fin tuve horas para no hacer nada. Para cocinar, para leer, para ver las películas pendientes prestándoles atención. Algo nuevo recuperado. Me dije que no volvería a caer y dejé de entender que los demás estuvieran tan pendientes. Pero no importaba. Cada cual, me dije, acabará encontrando su ritmo. Después de aquello, desapareció la sed. Ya no inventaba historias, ahora las creo. Tiempo para mí, tiempo ganado.

Fotografía: Théo Gosselin.
Banda sonora: Florence + The Machine.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s