Should’ve been you

Solo nos unía el descreimiento. La misma pereza de tener que repetir lo de siempre para obtener lo de siempre. Tantas citas idénticas en bares que nunca llevaban a nada. Sonreímos al vernos reflejados en el otro: por un momento frente a la pantalla nos sentíamos menos solos. Casi escuchados. Nos contamos por encima cómo nos habían roto algo más que el corazón. Y así estábamos, tan relajados compartiendo todo aquello en lo que ya no creíamos, que nos entró el miedo a la vez. Nos despedimos con ese hasta luego que otros usaron antes. Sabíamos que en cuanto empezáramos a creer, toda complicidad terminaría.

Fotografía: Sometimes quickly, sometimes slowly.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s