No Strings Attached / Sin compromiso

Siempre he presumido de no tener prejuicios. Cada película tiene su momento, y del mismo modo que me gusta ver películas con sustancia, profundas (por decirlo de algún modo: odio ese adjetivo), también disfruto con otras más palomiteras cuando toca. La verdad es que ahora que voy solo al cine más a menudo, el número de películas gafapasta que veo se ha incrementado, pero el miércoles me apeteció una buena dosis de comedia romántica sin pretensiones. Lo bueno de las comedias románticas es precisamente su previsibilidad: sabes que vas a salir del cine con una sonrisa de lado a lado, dando saltitos y creyendo en el amor. “Sin Compromiso” cumple su cometido. Al menos, conmigo, porque parece que a nadie más de mi entorno le ha convencido, todos la han encontrado absurda y lenta. Y quizá no les falta parte de razón, pero a mí no me importó.

Ya sabéis de qué va esto: chico conoce a chica, el destino los separa y los vuelve a unir cuando ninguno de los dos busca ninguna relación seria. Se convierten en follamigos y… En fin, no os voy a destripar la película pero os podéis hacer una idea. Si queréis sorpresas, giros argumentales y frases memorables, es que habéis entrado en la sala equivocada del cine. Lo cierto es que a Natalie Portman no se la acaba de ver cómoda en su papel (afortunadamente lo compensa siendo la buena actriz que es); Ashton Kutcher en cambio está en su salsa. La química entre los dos es aceptable, supongo que influye que sean tan guapos.

La película cobra color gracias a los personajes secundarios: el padre de Ashton en plan vieja gloria patética, la asistente friki y muy pava, la ex novia petarda, la jefa majara, la amiga basta, la hermana incapaz de estar sola… Son estos secundarios los que brindan las mejores escenas de la película, y debo reconocer que con ellos me reí mucho. La asistente desatada quitándose la camisa y hablando en voz alta es adorable, por ejemplo. He leído ciertas críticas hacia Ashton Kutcher (y su físico), los años no pasan en balde. A mí, en cambio, me gusta mucho más ahora: más natural, menos crío.

No cambiará vuestra vida, no pasará a engrosar vuestras listas de “las mejores comedias románticas”, pero en mi caso me hizo pasar hora y media agradable. También es cierto que ahora estoy en una etapa muy receptiva, en cualquier cosa encuentro detalles que apreciar, pequeñas lecciones que aprender, ciertos detalles en los que sentirme identificado y otros con los que recordar cuál es mi camino. Y estoy así de receptivo y analítico incluso viendo algo insustancial como “Sin compromiso”. Ni los planos del culazo de Ashton me despistan. Corroboro lo que siempre digo: no hay que obsesionarse en buscar, pero tampoco hay que cerrar puertas a nada. Hay que disfrutar de todas esas oportunidades que surgen espontáneamente, sin que las persigamos. Tener a miedo al sufrimiento sólo nos hace sufrir aún más.

Anuncios

2 comentarios en “No Strings Attached / Sin compromiso

  1. Si es que Dios nos cria y nosotros nos juntamos, ya leí tu frase del culazo de Ashton y ya me convencí, jajajaja seguiré tu blog, sí. XD

    Y pensaba ver esa peli, pero después de tu crítica, no sé si verla, o no verla. No me ha quedado claro si vale la pena, jajaja. Claro que al menos sé que se le ve el culo al maridito de la teniente oneall, jajajaja.

  2. Pues sí, hay primer plano de culo y toda una secuencia donde el señor Kutcher deambula por una casa cubriéndose sólo con una minitoalla. ¿Si merece la pena? Dependiendo de lo que te cueste la entrada del cine…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s