I love to be alive but I was not afraid to die

Es terrible ese instante en que, de golpe y porrazo, te das cuenta de que algún día morirás. Me pasa muy de vez en cuando, pero me pasa. Sí, todos sabemos que vamos a morir en un momento u otro, es inevitable, pero ¿no os pasa que de repente os dais cuenta de que vais a morir? Es una desazón extraña, como si pensases en la muerte sólo como algo abstracto y de pronto esa muerte se materializa en tu mente, ese miedo absoluto se hace un sitio en tu cerebro y te atenaza el corazón. Dura unos minutos, luego se pasa.

¿Por qué no se puede hablar de la muerte? ¿Por qué da tanto miedo? Todo el mundo habla de qué trabajo le gustaría tener o dónde le gustaría ir de viaje y luego ni se va de viaje ni consigue el trabajo… Pero ¿morir? Morir es algo que todo el mundo hará, y no se porqué la gente reacciona de forma extraña ante la muerte… 

(Dani en “Tu vida en 65 minutos”)

Pues eso: ¿por qué nos asusta tanto la muerte? ¿Por qué cuanto mejor estamos, más nos asusta, más vulnerables somos? ¿Por todas las cosas que no llegaremos a hacer? ¿Porque sientes que por fin lo tienes todo y no quieres perderlo? ¿Los viajes que se quedarán sólo en planes y sueños sin cumplir? ¿Ese libro que nunca escribiremos? ¿Por no haber disfrutado lo suficiente, no haber sido lo bastante felices? ¿Porque todavía nos queda mucho por compartir con esa persona? ¿Por las cosas que nunca dijimos? ¿Los rencores que ya nunca cicatrizarán? ¿Por el temor de no haber dejado huella, que nos olviden demasiado rápido? ¿Las series que dejaremos a medias? ¿Los discos y los conciertos y las películas que nunca disfrutaremos? ¿Por no llegar a saber cómo será el futuro, la vida en el año 2100?

Y aún así, y siguiendo con los tópicos, saber que algún día todo terminará, es lo que nos empuja a disfrutar cada instante, cada día como si fueran los últimos. Cualquier momento es bonito si sabes apreciarlo. No hay que desperdiciar ninguna oportunidad de ser feliz.

-¿Por qué estamos vivos? -pregunté de sopetón.
-No lo sé -me respondió él, con simplicidad.
“No lo sé”. Las palabras de Hanada resonaron en mi cabeza. No lo sé. No lo sabe nadie. La lluvía volvía a caer con más intensidad. 

(Algo que brilla como el mar, Hiromi Kawakami)

Anuncios

3 comentarios en “I love to be alive but I was not afraid to die

  1. A mi me pasa eso, y siempre tengo la sensación de haber desperdiciado el tiempo. Lo que si que tengo claro es lo que va a sonar en mi funeral.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s