Reencontrar el amor

“Para que una historia no termine, nunca debe empezar.”

Esta película es como la típica fiesta que piensas que será un coñazo, un cúmulo de tópicos sin gracia, y de golpe no solo te lo pasas bien: además conoces a alguien que te remueve. Y todos te lo notan al día siguiente. En este caso, solo fui a verla porque era francesa y salía París, para mí motivos suficientes para pasar un buen rato en el cine. Y lo pasé, pero además me gustó mucho.

Reencontrar-el-amor-Poster

A ratos rodada como un vistoso vídeoclip, esta historia no es exactamente la que te venden en el póster. Qué raro, ¿verdad? Sigue leyendo