Cerulean

¿Existe la capacidad de elección? Me lo preguntaba el otro día a raíz de la huelga de trabajadores de FNAC. Seguir comprando ahí, sería como apoyar las bajadas de sueldos, pero si dejas de comprar, los echarán a todos. ¿Y cuál sería la alternativa, en todo caso? ¿Comprar en Amazon y secundar su evasión de impuestos?

El mundo está diseñado para que no haya escapatoria. Me acordé del monólogo de Miranda en El diablo viste de Prada; en apariencia frívolo, pero tan lleno de significado.

¿Estas “cosas”? Oh, ya veo, piensas que esto no tiene nada que ver contigo. Tú vas a tu armario y seleccionas, no sé… ese jersey azul deforme porque intentas decirle al mundo que te tomas demasiado en serio como para preocuparte por lo que te pondrás. Pero lo que no sabes es que ese jersey no es azul, no es turquesa ni es marino, en realidad es cerúleo. Tampoco eres consciente del hecho de que en 2002 Oscar de la Renta presentó una colección de vestidos cerúleos y luego creo que fue Yves Saint Laurent ¿no?, el que presentó chaquetas militares cerúleas. Y luego el azul cerúleo apareció en las colecciones de ocho diseñadores distintos y después se filtró a los grandes almacenes y luego fue hasta alguna deprimente tienda de ropa a precios asequibles donde tú sin duda lo rescataste de alguna cesta de ofertas. No obstante, ese azul representa millones de dólares y muchos puestos de trabajo y resulta cómico que creas que elegiste algo que te exime de la industria de la moda cuando de hecho llevas un jersey que fue seleccionado para ti por personas como nosotros entre un montón de “cosas”.

 
Somos anticapitalistas con iPad, defendemos nuestra intimidad desde  las redes sociales, odiamos la guerra pero seguimos guardando el dinero en los bancos. Nos queda el consuelo de elegir un jersey cerúleo bonito. Uno que, al ponértelo, te dibuje una sonrisa. Esas pequeñas “cosas” que solo entendemos nosotros.
Anuncios

4 comentarios en “Cerulean

  1. Algunas personas se sorprenden cuando digo que es una de mis películas favoritas. Pero tiene grandísimos diálogos, Meryl Streep no puede hacerlo mejor y bajo toda la superficialidad, hay mucho sobre lo que pensar.

  2. Personalmente creo que hay opciones, alternativas, y si no las usamos, es porque nosotros mismos nos ponemos excusas.

    Podemos guardar nuestro dinero en un banco ético, comprar alimentos de proximidad y ecológicos, comprar ropa en tiendas locales… y no usar Apple que ya sabemos en que condiciones tiene a la gente trabajando,… por poner solo unos ejemplos.

  3. Claro que existen parches. Pero nuestros móviles y ordenadores utilizan piezas fabricadas a partir de minerales como el silicio o el coltán, que son una de las principales causas de los conflictos bélicos en África… siempre habrá algo con lo que el sistema nos tenga cogidos 🙂

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s