Bon Appétit

No hay receta para nosotros, así que tendremos que improvisar.

Mi consejero oficial de cine sigue acertando de pleno con sus recomendaciones. Una vez más, me sorprende con la película correcta en el momento oportuno. David Pinillos debutó en el cine llevándose el Goya 2011 a Mejor Director Novel, y no es para menos. Se trata de una película bien hecha, a medio camino entre el drama y la comedia romántica, muy resultona. En algunas cosas, me recordó (salvando siempre las distancias, claro) a la maravillosa “(500) Days of Summer”.

Dani huye de su Bilbao natal en busca de su lugar en el mundo. Deja atrás a una novia a la que ya no quiere, aunque no se atreva a decírselo. Acaba trabajando en Wackerle, un prestigioso restaurante de Zurich donde hay más gente perdida como él: Hugo, un guapísimo italiano responsable de la cocina, y Hanna, una chica alemana que además de ser la sumiller del restaurante, enamorará al protagonista con su sonrisa y su espontaneidad. Supervisándolos a todos, está el estricto dueño del restaurante, Thomas, preocupado por las apariencias y por no perder todo aquello que tanto le ha costado construir.

La película no destaca por su argumento, sino por la naturalidad con que está tratado todo. No hay grandes giros argumentales ni vueltas de tuerca: las cosas van fluyendo como toca, sin más. Sientes que si esta historia fuera real, ocurriría justamente así. Tal cual. Pasito a pasito, escena a escena, emoción a emoción, con los mismos miedos y los mismos besos fugaces que comparten Dani y Hanna. Ese acercamiento sutil, sin prisa pero sin pausa, ese notar la magia entre dos personas, ese tener miedo de decir demasiado, pero también miedo de no decir suficiente.

Los diálogos están cuidadísimos, hay escenas muy logradas (el paseo nocturno, la primera cena, el amanecer sobre Zurich…). Unax Ugalde y Nora Tschirner consiguen una complicidad excelente entre ambos, nada fácil teniendo en cuenta que sus personajes no cruzan la barrera de la amistad. A destacar la selección de canciones, temas que refuerzan tan bien las escenas que parecen compuestos expresamente para la película.

Me quedo con dos momentos: Hanna cantando Strange Things Will Happen en el coche (inigualables la dulzura de su sonrisa y ese cruce de miradas) y la improvisación de Dani, que con 4 ingredientes muy dispares (spaguettis, naranjas, huevos y caramelos de menta) se las maneja para preparar una deliciosa cena. La vida es eso: atreverse a cocinar algo rico incluso cuando la nevera se te pone a la contra. Y con paciencia y empeño, acabas encontrando tu lugar.

Anuncios

6 comentarios en “Bon Appétit

  1. Para mí otro momentazo es casi al final, cuando suena Hoppipolla de Sigur Ros (creo que era hoppipolla, pero ahora mismo dudo). De las pocas escenas con las que puedo decir que se me ha puesto la piel de gallina en un cine.

  2. Que gran película. Son de esas, que como el propio nombre ya indica, uno disfruta y saborea. La vimos en el cine, salimos con esa sensación de nostalgia y habiendo llorado la última parte de la película.

    A veces en la sencillez radica el éxito.

  3. habrá que verla entonces. Me encanta tu frase, que resume a la perfección lo que es para mí el enamorarse “tener miedo a decir demasiado o a no decir lo suficiente”.

  4. Gracias a los 4, quizá algún día explicaré qué significa para mí que esta entrada en concreto haya tenido buena acogida. 🙂

    Eli: mooolt maca, ja la coneixia de quan la vas penjar a FB, però en el context de la peli em va enamorar definitivament.

    Kadaj: pues encima acabo de descubrir que “Hoppípolla” significa “saltando por los charcos”, ahora me gusta aún más la canción.

    Fersitu: la verdad es que me arrepiento de no haberla visto en el cine cuando tuve la ocasión. Me dejé llevar por mis prejuicios (cine español y subtítulo cuestionable). Mal hecho, sin duda.

    Z: pues precisamente estoy preparando una entrada de blog entorno a esa frase que destacas (inspirada en la letra de “Losing my religion”).

  5. Una de mis pelis favoritas…todo un himno personal “Strange things will happen”. A día de hoy es mi frase de msn; y mira que me costó sustituir el “cuando te disparan sangras” del Sputnik de Murakami…

    Un saludo y aunque últimamente no comente mucho sigues teniendo un fiel seguidor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s