Nothing lasts forever

El otro día pasé por delante del bar al que íbamos todas las noches. Entonces era poco menos que nuestro mundo; sigue estando en la misma calle ancha, pero a la luz del sol me pareció más pequeño. A aquellas horas todavía estaba vacío y no me quedé a comprobar si después se llenaba como antes para escuchar los mismos chistes tristes de siempre. De todos nosotros, los dos que menos creían en el amor acabaron uno casándose y el otro sé que lo hará de un momento a otro. El que admiraba al DJ desde lejos, gracias a las carambolas del destino acabó enamorándole años más tarde, lejos de allí. El único que creía que nada es eterno ahora desearía haberse equivocado. Y el que escribía sobre los amores que nacen sigue haciéndolo porque escribir se convirtió en la única manera de mantener vivo ese sentimiento.

Fotografía: Chester Wade.
Banda sonora: Natalia Kills.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s